jueves, 16 de enero de 2020

MACERACIÓN CARBÓNICA



La maceración carbónica es una técnica enológica medianamente antigua, que franceses (Borgoña) y españoles (Rioja) disputan su invención. La primera mención científica a esta técnica aparece en los textos de Louis Pasteur -circa 1850-, pero se estima que fue utilizada por viticultores europeos desde principios del siglo XVIII.

Se trata de una fermentación intracelular enzimática; así que para este proceso las uvas deben entrar sanas, enteras y sin descobajar al tanque. Este se cierra herméticamente y se satura de anhídrido carbónico. Las uvas comienzan a fermentar desde el interior de cada baya, por acción de las enzimas que contienen -no por las levaduras, que están en la piel exterior-. A medida que el proceso avanza dentro de los granos, se generan una pequeña cantidad de alcohol, aromas/sabores particulares y algo de CO2 endógeno. Este gas hace que las uvas exploten, poniendo así en contacto el mosto con los hollejos y permitiendo que comience la fermentación tradicional.

La maceración carbónica se usa habitualmente en tintos, pero sirve también para blancos. Produce vinos jóvenes, aromáticos y livianos. Extrae mucho color pero poca carga tánica, así que los tintos de maceración carbónica son ideales para beber refrescados.

Si bien hay otros exponentes en el mercado local, este es -a mi entender- el mejor logrado. Esta elaborado por Tomas Stharinger para el proyecto Vinyes Ocults con uvas Malbec y Cot de Valle de Uco. Tiene un color violáceo brillante y profundo, que “mancha” la copa por su juventud. La nariz recuerda a frutas rojas jugosas y frescas -frambuesas, ciruelas-, con algunos trazos herbales y terrosos. En boca es extremadamente sabroso y fluido; tiene cuerpo medio, sabor frutal franco, balanceada acidez, taninos imperceptibles, persistencia media y grato final.

El packaging merece una mención aparte, con una llamativa etiqueta envolvente que sigue el concepto de diseño de toda la línea. ¡El precio de mercado es relativamente alto ($850), pero es una rareza imprescindible de ser probada!

lunes, 13 de enero de 2020

ME GUSTAN LOS VINOS DE UVA CRIOLLA !!


Cómo este que probé anoche, elaborado por Fabian Vicario con uvas de Valle de Uco. Es sencillo y ligero; de perfil frutal y levemente terroso; con una balanceada acidez y taninos casi imperceptibles.
Se bebe con mucha facilidad y deleite, idealmente bien refrescado. Es un vino perfecto para acompañar picadas, pizzas o empanadas. Muy buena RPC ($350) !!
Gracias a Fiducia - Tienda de Vinos por acercarme la novedad para probar !!

lunes, 30 de diciembre de 2019

#AWBDESCORCHA: Especial Brindis Fin de Año


Casi sobre el final del año -y lamentando haber podido participar tan poco durante el 2019-,  vuelvo a sumarme a la movida conjunta #AWBDescorcha de los Argentina Wine Bloggers,  dejando recomendaciones para los brindis de fin de año.

Este año propongo cuatro vinos espumosos extranjeros, como para "darse un gustito" especial. Creo que fue un año difícil para casi todos... Nos lo merecemos !!

No sé si lo sabían, pero todos los productos importados pagan impuestos nacionales bastante altos al ingresar al país, así que suelen quedar desfasados -a veces hasta prohibitivos- en precio.  

Vale aclarar que estas cuatro etiquetas se importan con aranceles diferenciados, por eso se pueden comprar con valores de mercado relativamente accesibles. Esto se logra pues estas empresas multinacionales tienen subsidiarias en nuestro país, pudiendo así ajustar la balanza exportación/importación con una carga impositiva sustancialmente menor.

Dejando de lado las frías cuestiones de la economía, pasemos a los vinos que es lo que verdaderamente importa aquí:


Cinzano Cuvee Storica Prosecco DOC ($850): Para nosotros, la Casa Cinzano es más conocida por sus vermouths. Sin embargo, en Italia es también un gigantesco productor de vinos espumosos. Esta es quizás su etiquetas más emblemática, un Prosecco del la zona del Véneto del que comercializan varios millones de botellas al año. Se elabora exclusivamente con uva Glera y por el método Charmat. Es un espumoso sencillo, liviano y muy fresco; propone aromas frutales y herbáceos directos; tiene sabor seco, agradable acidez y burbuja chispeante. Perfecto para tomar solo como aperitivo, o para preparar tragos tipo “spritz”.


Codorniú Cuvee Barcelona 1872 Brut ($900): El nombre Cava es la Denominación de Origen que desarrolló España para sus vinos espumosos de calidad, principalmente para los producidos en la Comunidad Autónoma de Cataluña. Desde la pequeña localidad de  Sant Sadurní d´Anoia -el corazón de la producción del Cava- llega este  producto que a mi entender representa fielmente el espíritu de la bebida. Se vinifica exclusivamente con uvas autóctonas como Macabeo, Parrellada y Xarel-lo; utilizando el Método Tradicional (segunda fermentación en botellas, con un mínimo de 9 meses sobre lías antes del degüelle). El resultado es un vino espumoso de buen cuerpo y mediana complejidad, con aromas de levadura, miel y piel de cítricos; ofrece una entrada de boca amable, marcada acidez y burbuja elegante. Lo recomiendo para acompañar la cena de fin de año, desde el aperitivo hasta el brindis de medianoche.

Martini Asti DOCG ($1050): Martini es otra marca que para los argentinos está muy asociada a los aperitivos, pero que en su casa matriz italiana produce grandes volúmenes de  vinos burbujeantes. Del portfolio que ingresa al país me gusta mucho esta especialidad del Piamonte, un espumoso dulce elaborado 100% con uva Moscato Bianco y Método Rural (una antigua técnica de producción que permite fermentar el vino y gasificarlo naturalmente -en un solo paso y en el mismo recipiente- antes de llevarlo a la botella definitiva). Se trata de un vino de nariz fragante y seductora, con vívidos recuerdos florales -jazmines, azahares- y frutales -uvas frescas, peras, duraznos-. Al probarlo es ligero y vivaz, con un dulzor moderado -bien contrapesado por su fresca acidez- y “perlage” cosquilleante. Puede ir muy bien con macedonia o postres frutales (como lemon pie, tarta Tatin o de frutillas).



Freixenet Cuvée de Prestige Cava Malvasía Dolç 2011 ($1600): ¡Este Cava dulce de la Casa Freixenet es uno de los más complejos y originales que he podido probar! Tiene el espíritu fresco y perfumado de los vinos mediterraneos, pues se produce en su totalidad con uvas Malvasía. Como todo Cava, está elaborado por el Método Tradicional, tiene una larga crianza sobre lías y utiliza un licor de expedición concentrado y de receta secrera (que si tuviera que adivinar diría que esta compuesto por mistelas muy añejos). El resultado final es un espumoso opulento pero muy elegante. Su nariz cautiva con reminiscencias de pan brioche, mazapan y miel; aunque su punto fuerte está en la boca, con una pletora de sabores que recuerdan a pasas, vainilla, frutas secas y masas de panadería. Obsequia burbujas sutiles de textura cremosa, dulzor marcado -pero que no empalaga-, y cierra con un grato post-gusto. ¡Creo que podría tomar varias copas en la sobremesa, sirviéndolo bien frio junto a las dulzuras típicas de estas fecha (pannetone, budines, garrapiñadas, etc.)!

Esperando que les hayanm gustado estas sugerencias, sólo me resta desearles a todos un:

Muy Feliz 2020 !!