miércoles, 20 de marzo de 2019

El Sommelier argentino Martín Bruno: Top 15 del mundo (Gacetilla)


Luego de intensas pruebas disputadas en el marco del Concurso ASI Mejor Sommelier del Mundo2019, en Bélgica, el representante argentino logró ingresar en la elite mundial de su profesión, posicionándose entre los mejores 15, escalando así 14 posiciones desde el certamen anterior.
Buenos Aires, 15 de marzo de 2019. La Asociación Argentina de Sommeliers(AAS), junto a su candidato, el argentino Martín Bruno, acaban de coronar una brillante performance en elconcurso ASI Mejor Sommelier del Mundo Bélgica 2019, que acaba de terminar y que en el día de hoy definió sus ganadores.
Bruno logra así cumplir el sueño de ubicarse entre los mejores del mundo, alzándose con el puesto 15, lo que representa un ascenso de 14 puestos desde su edición anterior, realizada en Mendoza en el año 2016.
Luego de alcanzar el título de Mejor Sommelier de Argentina 2017 y el segundo puesto en el Concurso ASI & APAS Mejor Sommelier de las Américas, el participante argentino, de 36 años de edad,pudo presentarse en la décimo sexta edición del Mundial de Sommeliers para medirse con los mejoresPara lograrlo y llegar muy preparado, Bruno tuvo que pasar por un intenso entrenamiento con importantes profesionales, durante varios meses ,proceso en el cual contó con un fuerte apoyo institucional de la Asociación Argentina de Sommeliers(AAS), que puso a disposición recursos para los viajes y la importación de vinos internacionales. Además, Bruno se entrenó de forma periódica en el Centro Argentino de Vinos y Espirituosas (CAVE), escuela en la que se graduó y ha realizado un trabajo en equipo junto con la AAS.
De esta forma, el argentino pudo desplegar una importante performance durante los cinco días en que se desarrolló la competencia, llegando primero a ubicarse como semifinalista, siendo el único representante de Latinoamérica, y alcanzando luego el décimo quinto puesto en la clasificación general y escalando 14 posiciones desde el mundial anterior. En aquella ocasión, su colega y co-representante argentina, Paz Levinson, logró conseguir un histórico cuarto puesto por lo que nuestro país continúa la senda positiva de alcanzar grandes logros en esta competencia.
"Llegué a Bélgica luego de un intenso entrenamiento y con una gran expectativa. Fue una gran competencia donde disfruté cada prueba, estoy muy contento con el logro alcanzado y me llevo otra gran experiencia. Quiero agradecer a la Asociación Argentina de Sommeliers por todo el apoyo y por estar acompañándome. Sin dudas, mi mejor performance”, expresó el sommelier Martín Bruno.


Los finalistas de esta edición fueron Marc Almert de Alemanía (1er puesto), Nina H. Jensen de Dinamarca (2do puesto) y Raimond Tomsons de Letonia (3er puesto).

La final se llevó a cabo en la ciudad de Amberes, ante un auditorio de más de 1.100 espectadores, quienes pudieron presenciar en directo los exámenes por los que pasaron los semifinalistas y luego los finalistas. Además, el evento se transmitió en vivo por streaming a miles de seguidores de todo el mundo. Los competidores a través de todos estos días debieron atravesar diferentes pruebas para demostrar sus conocimientos y habilidades en temas relacionados al servicio, cata, vitivinicultura, gastronomía, geografía vitivinícola y procesos de elaboración, producción y consumo de los más diversos productos y bebidas del mundo.

Hubo exámenes escritos de gran complejidad; degustaciones de vinos tintos, blancos y fortificados, catas a ciegas de bebidas alcohólicas como destilados, licores, sake, aperitivos y cervezas; maridaje con platos; identificación de tipos de suelo mediante piedras representativas; servicio a comensales teniendo que sortear distintos obstáculos; pruebas comerciales donde los participantes tuvieron que poner a prueba su conocimiento no sólo de vinos sino comercial y de marketing.

En la final hubo pruebas de servicio (un vino dulce, una cerveza belga y un famoso vino español de Ribera del Duero), degustación a ciegas de varios vinos y espirituosas y recomendación de maridaje con jurados reconocidos como la Master of Wine británica Jancis Robinson. Se destacaron también algunas pruebas novedosas como la de unir productores del mundo con variedades de uva, donde incluso apareció un Pinot Noir argentino de Río Negro.

Matías Prezioso, presidente de la AAS, señaló que: “En nombre de nuestra Asociación y creo de todo el colectivo de sommeliers argentinos, quiero felicitar a Martín Bruno por este gran logro alcanzado, quedaron demostradas en esta competencia sus habilidades y su gran esfuerzo como profesional al representar en excelentes condiciones a nuestro país. Es un gran logro para la sommellerie argentina. Nos sigue confirmando que vamos por un buen camino, trabajando de una manera sólida y creciendo”.


El concurso Mejor Sommelier del Mundo se celebra cada tres años y es organizado por la Association de la Sommellerie Internationale (ASI), es un conjunto de eventos extremadamente exigentes que requieren conocimientos, habilidades y un profundo manejo de la profesión por parte de los candidatos. El vino está en el centro de la competencia, pero los requisitos van mucho más allá de eso, los participantes deben conocer también acerca de gastronomía, cócteles, licores, té y café.
A lo largo de esta semana, se abrieron 5.900 botellas de vino y se vertieron en unas 14.000 copas. A la ronda final de la competencia asistieron 1.100 personas y se espera que 600 personas asistan a la cena de gala en el día de hoy viernes por la noche.

Acerca de la Asociación Argentina de Sommeliers:


Es una asociación civil sin fines de lucro que promueve la cultura del vino y otras bebidas, fundada en 2001 y miembro de la Association de la Sommellerie Internationale (ASI) desde 2002. Sus objetivos son:

  • Instalar a la AAS como entidad comunicadora y como uno de los ejes de influencia más relevantes en vinos y otras bebidas;
  • Posicionar la profesión del sommelier en la industria vitivinícola entendiéndola como un engranaje clave dentro de la misma;
  • Instaurar y reforzar el crecimiento inminente que la profesión ha venido teniendo en los últimos años abriéndose camino en espacios laborales tradicionales, como lo es la gastronomía, y nuevos como el periodismo, la consultoría de marketing, la docencia o los empresarios de ferias, entre otros.

La AAS cuenta además con la colaboración de más de 75 bodegas argentinas y de las máximas entidades de promoción del vino argentino como son el Fondo Vitivinícola, Bodegas de Argentina y Wines of Argentina.


Redes Sociales: Facebook: https://www.facebook.com/aasommeliers




lunes, 18 de marzo de 2019

GARNACHA, AMOR DE JUVENTUD


Anoche disfruté mucho de este novedoso tinto de Bodega Corazon del Sol. Un vino elaborado 100% con uvas Garnacha Tinta cultivada en Los Chacayes (Tunuyán), de vinificación tradición y moderada crianza en barricas.

Apenas me lo acerqué a la nariz me trajo recuerdos vívidos de aquellas garnachas de Somontano que tanto me gustaban en mis años viviendo en España. Según los ampelógrafos, el cepaje Garnacha sería originario de la región de Aragón.

Tiene una nariz elegante y de mediana intensidad, con predominio nítido de las frutas rojas maduras, más unos trazos especiados y terrosos muy sutiles. En boca propone estructura media, paso sedoso y gran fluidez; redunda en sabores frutales, con balanceada acidez y taninos mansos que sostienen una larga y grata persistencia.

El precio del vino me parece acertado en relación a su calidad y escasez ($720).

Vayan mis felicitaciones para el enólogo Cristian Moor y todo el equipo de la bodega !!

miércoles, 20 de febrero de 2019

LOS CLÁSICOS SON IMPRESCINDIBLES


“Es clásico lo que tiende a relegar la actualidad a categoría de ruido de fondo, pero al mismo tiempo no puede prescindir de ese ruido de fondo.” Italo Calvino (1923-1985)

Anoche, tuve la suerte de beber nuevamente este vino maravilloso, luego de varios años sin poder degustarlo. No sé qué pasa últimamente en Córdoba, pero me está costando bastante conseguir blancos salteños jóvenes…

En un actualidad en que varios Torrontés se están “asauvignonblanquisando” (permítanme el neologismo por su claridad conceptual), es un verdadero placer tomar estos exponentes de perfil “hiper-clásico”.

El vino de marras está elaborado por Rafael Domingo en Bodega Domingo Molina, y ofrece todo lo que uno espera de la cepa. Es cierto que está grácilmente “aggiornado” -entiendo en pos de mayor frescura y elegancia-, pero aún así no pierde ni un ápice de su inconfundible tipicidad.

Tiene un color amarillo verdoso de intensidad medio-alta, esperable en productos vinificados con este cepaje. A la primera nariz se muestra austero, con insinuaciones herbales; pero al permitirle “abrirse” un poco más en la copa aparecen diáfanos aromas de frutas frescas y flores blancas. Al llevarlo a la boca muestra su mejor faceta; tiene entrada seca, mediana estructura, plétora de sabores frutales y una acidez perfectamente balanceada. Cierra con un amarguito agradable, que sostiene un largo y grato post-gusto.

Sin dudas un enorme exponente del Torrontés vallisto, que -si no me equivoco, o “Rafa” me corregirá- todavía puede ganar un poca más de complejidad con tiempo en botella. Tiene un precio relativamente alto, pero a mi entender vale cada peso pagado por él. Yo por las dudas ya compré una cajita, como para tener, ¿vio? ($500)